¿A llorar a su casa?

Les gusta cuando callas, porque estás como ausente. Disfrutan pasar leyes en salas vacías. Y si no te gusta ¡a llorar a su casa!

Les gusta que te indignes en privado y que te calles en público. Cuando por fin tomas fuerza, cuando te atreves a decir las tres millones quinientas veintisiete mil doscientas ochenta y nueve cosas que te has guardado, no les importa lo que gritas. No les importas cuando no te ves como un garabato en su recuadro de la boleta. ¡Trabaja, paga tus impuestos, ponle un chip a tu mascota, camina derechito! Y si no te parece ¡a llorar a su casa!

México es un tren donde  EPN es el maquinista, pero son los legisladores quienes ponen las vías y dicen a donde vamos.

Dicen que las leyes son temas difíciles, técnicos, especializados. Que ellos pueden y nosotros no podemos. Que somos como discapacitados pero como eso se escucha feo mejor nos dicen “pueblo”,quienes les necesitamos para que resuelvan los problemas. Que dependemos de ellos. Que somos como niños. Y si decimos ¡BASTA, NO QUEREMOS ESO, SI PODEMOS, ENTENDEMOS PERFECTO! entonces responden ¡a llorar a su casa!

2011-06-11_IMG_2011-06-04_00.10.13__5628355

Soy de una generación que ya no quiere quedarse a llorar en su casa. Que no quiere amargarse frente a un televisor. Que esta empezando a repetir entre dientes:

“No llore, agarre piedras”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s